Seguridad de nuestros datos personales

No es necesario ser una estrella como el sonado caso en estos días de Jennifer Lawrence y otras personalidades del espectáculo para que nuestros archivos y documentos puedan ser expuestos a personas que no tendrían porque tener acceso. Tampoco es que las fotos de nuestros gatitos o nuestras plantas les interesen a todos, pero de que hay personas que tienen mucho ocio y tiempo libre para molestar, las hay.

Las formas más rápidas de perder datos

La primera es conectarse a redes abiertas con tal de tener acceso a internet. Esto es muy común hoy en día, mucha gente busca acceso a internet a toda costa, ya sea porque no tienen un plan o por estar en una zona de roaming. No se tiene en cuenta la seguridad de nuestros datos: en una conexión abierta no es muy difícil que alguien los intercepte, haciendo creer a nuestro equipo que un sitio es legítimo cuando puede estar siendo otro modificado.

Otra es abrir enlaces o documentos  del correo electrónico sin apenas revisar. Es necesario darle un vistazo; por ejemplo un banco no enviaría un documento de Word o un conocido no te enviaría ligas para ganar algo (a menos no la mayoría de forma consciente).

Instalar aplicaciones que te prometen algo fácil de obtener. Como tener internet gratis, por ejemplo. Normalmente este tipo de aplicaciones están llenas de software malicioso cuyo único fin es obtener datos de tu equipo, tales como los contactos, número de celular, acceso a fotografías, acceso a cuentas... aquí una vez más, el sentido común debe imperar: Una aplicación para añadir sombrerito a fotografías no tendría porque tener acceso al estado del teléfono, ni a las funciones de SMS o a los contactos.

 Si se va a internet, es público

Ningún sistema informático a la fecha es 100% seguro. Sea por fallas de programación o por fallas humanas, es necesario tener sentido común a saber que información se debe o no almacenar y donde. Por ejemplo hoy en día es muy común que todo se vaya a la "nube", es algo muy cómodo y relativamente seguro, sin embargo, no deja de ser un sistema que viaja por varias partes y que invariablemente a alguna persona le ha de interesar.

Bajo tal premisa, es importante recordar que si no quieres que se sepa, no lo hagas. Así tal cual.

Lo importante de todo esto es que debemos ser mesurados y pensar que si uno quiere tener una fotografía artística o de plano un video casero para adultos, lo mejor es el almacenamiento fuera de línea, con sus propias restricciones y eso, pero no dejarlo a que se vaya a nuestro iCloud, Google Drive, Dropbox, etcétera.

Pasa lo mismo con los documentos, hoy en día es relativamente fácil crear carpetas cifradas o inclusive ya venden dispositivos de almacenamiento externos que al escribir en ellos se cifran con una clave. No es que sea infalible, pero por lo menos están menos expuestos.

Consejos prácticos

  • Desconfía de aplicaciones que ofrecen obtener algo fácil
  • Desconfía de las conexiones Wifi abiertas y sin contraseña
  • Si vas a tomarte videos o fotos con poca ropa, que no salga tu cara.
  • Nunca envíes fotografías comprometedoras por mensajería instantánea / correo electrónico.
  • No te dejes chantajear para hacer algo que no quieres o no estás convencido o convencida.
  • ¡Paga tu propio internet!

Y lo más importante... un poco más de sentido común.

+ fotos

Almacenado en Servicios, Seguridad

por Jorge Martínez Mauricio :)

¿Algo que comentar?


Suscríbete por correo electrónico, recibirás los nuevos escritos antes que nadie y es gratis 😊

Relacionadas

    Fotografías de

    tar.mx es un blog sobre fotografía, tecnología y otras chunches