te odio...

Te odio porque eres un recordatorio constante de mi debilidad, porque nunca te irás por completo de mi vida y en cualquier momento, en un simple descuido, tomas el control de mi y me doblegas a tu antojo.

Te odio porque me doy cuenta que de una u otra manera siempre estuviste presente, aunque por mucho tiempo no supe (o no quise) reconocerte por nombre, porque me daba miedo darme cuenta de que eras parte de mi.

Te odio porque me llevaste hasta el suelo y me mantuviste ahi por todo el tiempo que te lo permití, oprimiéndome, desgastándome, asfixiándome, consumiendo mi vida, mis ganas, mi aire, mis fuerzas... y porque casi pierdo la cordura al pelear contra ti.

Te odio porque un simple sentimiento de tristeza puede convertirse en mucho más si llegas a percibirlo y lo usas para regresar.

Te odio porque ser libre de ti es algo imposible y me lo recuerdas de vez en cuando para asegurarte que no te olvide.

Te odio porque me haces sentir miserable y sin ganas de vivir.

Te odio porque un buen día, en sólo un instante, puede convertirse en el peor.

Por todo eso y mil razones más, te odio depresión...



Debe estar identificado para ver los comentarios o dejar uno.

Entrar a Ymipollo

¿ping? ¡pong! Ymipollo © ¿ping? ¡pong 1!