¿Cuánto vale un beso?

Noventa y nueve poemas cortos pidió ella a cambio de limar con los pétalos de sus labios las asperezas de la boca de mi armadura.

Noventa y nueve y que todos hablaran de ella, de cada una de sus virtudes y juro por Dios que me vi forzado a encontrar belleza hasta en la mugre amontonada debajo de sus uñas.

Noventa y nueve poemas cortos escritos en una noche solo para darme cuenta de que al llegar a los setenta y tantos ya comenzaba a odiarla.

pero aun quería mi beso…

...y finalmente tuve que mentir.

setenta poemas y veintinueve mentiras: todo para descubrir que ni ella era tan Rosa ni yo tan Principito y que este asteroide no era tan chiquito.



Debe estar identificado para ver los comentarios o dejar uno.

Entrar a Ymipollo

¿ping? ¡pong! Ymipollo © ¿ping? ¡pong 1!